Inicio » Santo » Oración De Consagración: Dios, Virgen María Y Más

Oración De Consagración: Dios, Virgen María Y Más



Los actos de consagración son promesas sinceras de corazón y espíritu en las que se entrega lo consagrado a Dios, a Jesús o la Virgen María. Esto para que bajo su protección y bendición podamos ser vehículos de su fe para conducirnos feliz y correctamente por los caminos de la vida.



En las oraciones de consagración prometemos entregar parte o la totalidad de nuestras vidas, por eso cada oración debe refrendarse con acciones sinceras para cumplir esa consagración.

Oración de consagración a María Inmaculada

Promesas con Dios
Dulce Corazón de Jesus

Este tipo de oraciones deben hacerse con mucha fe, sinceridad y humildad, porque al consagrarse se entrega uno como persona y se entregan las acciones como pacto de la promesa.

La consagración a veces se hace por un motivo específico como alguna falta o pecado, por promesa de vida. Esta consagración a María Inmaculada es recomendada para pedir perdón por algún pecado o falta contra las enseñanzas de Jesús, ya que ella intercederá por nosotros ante el.

“Oh, Virgen mía, Oh, Madre mía,
yo me ofrezco enteramente
a tu Inmaculado Corazón
y te consagro mi cuerpo y mi alma,
mis pensamientos y mis acciones.

Quiero ser como tú quieres que sea,
hacer lo que tú quieres que haga.
No temo, pues siempre estás conmigo.

Ayúdame a amar a tu hijo Jesús,
con todo mi corazón y sobre todas las cosas.
Pon mi mano en la tuya para
que esté siempre contigo”

Amén.

Oración de consagración al Sagrado Corazón de Jesús

El Sagrado Corazón de Jesús es famoso por ser dulce y misericordioso, por eso al consagrarnos a el con esta oración lograremos que su protección y bendición caiga sobre la familia, para librarlas de todo mal y llenarla de amor y unión.

“Eterno y Sublime Cielo,
que nos impregnas por entero.
Precioso Corazón del Rey Universal.
Sagrada Agua de Vida, que brotas constantemente.
Divina Sangre que todo lavas, curas y redimes.

Amadísimo Corazón de Jesús:
protege, consagra, ampara,
preserva, cuida, cura
y redime a cada una de nuestras familias,
para que eternamente
ante Tu Presencia Misericordiosa,
nosotros merezcamos vivir ahora y siempre
en Tu Glorioso Reino
por la intercesión del Inmaculado
y Poderoso Corazón de María”

Amén.

Oración de consagración a Dios

En esta oración a Dios mismo, al momento de consagrarnos, pedimos perdón sincero por nuestros pecados y deseamos la misericordia para encontrar el camino y obtener la salvación, tanto de nosotros como de nuestra familia.

“Oh Padre Celestial, amadísimo
Señor del cielo y de la tierra,
Rey de Reyes y Señor de Señores.
Me consagro a ti, que todo se haga en mí,
conforme tu voluntad.

Dadme tu santa protección y bendice mi familia,
mi hogar, mi país, mi ciudad, mi trabajo y todo mi ser.
Padre amado, no tengas en cuenta mis pecados,
mírame con ojos de misericordia y dame
la gracia de permanecer firme y leal a ti,
en las pruebas que se avecinan.

Que tu santa bendición permanezca en mí, y en los míos,
para que junto a nuestra Madre María,
podamos gozar de tu salvación,
por los siglos de los siglos”

Amén.

Oración al Espíritu Santo para consagrar

El Espíritu Santo es el halito de divinidad junto al Padre y del Hijo, por eso acudimos a el con esta consagración para que nos ilumine en cada paso de la vida, apartándonos del maligno y alumbrándonos al camino:

“Recibe, ¡oh Espíritu Santo!,
la consagración perfecta y absoluta de todo mí ser,
que te hago en este día para
que te dignes ser en adelante,
en cada uno de los instantes de mi vida,
en cada una de mis acciones:
mi Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza
y todo el Amor de mi corazón.

Yo me abandono sin reservas a tus divinas operaciones
y quiero ser siempre dócil a tus santas inspiraciones.
¡Oh Espíritu Santo!, dígnate formarme con María
y en María según el modelo de vuestro amado Jesús.
Gloria al Padre Creador; Gloria al Hijo Redentor;
Gloria al Espíritu Santo Santificador”

Amén.

Oración de consagración a la Virgen María

Para finalizar, esta ultima consagración está dedicada a la Virgen María, y es ideal para que guie nuestras acciones y palabras, para que nos libre de pecar de pensamiento, acción o palabra.

“¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía!
Yo me ofrezco enteramente a ti
y en prueba de mi filial afecto
te consagro en este día,
mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón;
en una palabra, todo mi ser.

Ya que soy todo tuyo
Oh Madre de bondad,
guárdame y defiéndeme
como a pertenencia y posesión tuya”

Amén.

Las oraciones son muy poderosas en cambiar nuestra vida, pero solo si se hacen de corazón y si se está dispuesto a comprobar esa promesa no solo con palabras sino con acciones de verdad.

Al consagrarse a Dios, a Jesús , a María o al Espíritu Santo les prometemos a ellos y nos prometemos a nosotros mismos conducirnos bajo sus enseñanzas para obtener su bendición y protección. Así que si haces estas oraciones con fe estas haciendo una promesa que ellos te corresponderán.

0/5 (0 Reviews)

Oraciones Relacionadas

Si te gustó el artículo Oración De Consagración: Dios, Virgen María Y Más te recomendamos leer los siguientes contenidos relacionados con oraciones:

Ir arriba